Jun 29 2009

Reseña > No puedo dejar el vicio: El Tri celebra 40 años en la Monumental Monterrey

publicado por en 9:46 am || archivado en reseña

eltri

A Paulino, el autor de este texto, lo recordarán por vender viniles bajo el nombre Rock Lobster, porque la ha hecho de DJ en el Topaz y en otros antros, y además porque es quien se encarga de la revisión arqueológica del rock mexicano en el fotolog Mexiconda. Esta vez nos compartió este texto acerca del concierto del 40 aniversario de El Tri del pasado sábado 20 de junio en Monterrey. La foto es de Loreley.

Lado 1: Nena, no le hagas caso a Alejandro Lora

De que es una leyenda no hay duda, pero los argumentos para sostener, en pleno 2009, que Alex Lora y su ahora cuarentón grupo El Tri son tan perennemente importantes en la escena musical nacional como a él tanto le gusta proclamar, no son tan contundentes.

En cambio, los argumentos en contra saltan a la vista: desde un poder otorgado quién sabe por qué a la esposa del cantante, que así de lejos se advierte como influencia enfermiza, pasando por la apropiación icónica de la imagen de la Virgen de Guadalupe y rematando con la repetición de una fórmula ya no tan creativa. ¿De verdad tiene que estar Chela Lora en las entrevistas? ¿Él tiene que estar siempre uniformado, con una camiseta de su grupo o de la Virgen? ¿Por qué esa manía de contar año por año la existencia de la banda? ¿Por qué decir siempre las mismas bromas? Porque Alejandro Lora se ha creado un personaje, que es a la vez una caricatura de lo que alguna vez fue: el hombre y el nombre equivalentes a rock en México, pero un rock parido dolorosamente por y en nuestra realidad, entendible por todos, directo pero con sorpresas, divertido, fresco, sin guiones a seguir…

Con estos antecedentes, ¿de qué podría perderse uno de no ir a celebrar las 4 décadas de El Tri?

Lado 2: Todo por el rock n’ roll

Estar en la central de autobuses y estar un concierto de El Tri en la Monumental Monterrey, es como pasar una temporada en el purgatorio. Vale madre de dónde vengas, vale madre a dónde vayas: eres uno más y como todos, sudas un chingo y apestas. Así como en el purgatorio, puede irte bien o puede irte de la chingada. Puede pasarlo todo, puede no pasar nada: no es más que una tocada más, piensas, de las miles que Lora ha tenido ante su nariz. Esperas bebiendo cerveza hasta que aparece su figura y aceptas que hay algo de valor en iniciar solo y defender con nada más voz y guitarra la credibilidad que muchos, incluido tú, le dan por perdida. Se incorporan los músicos, el rock n’ roll se desenrolla y el público responde. No te gusta que tenga que haber una canción de El Tri por cada hecho relevante que suceda en el país o el mundo, pero recuerdas la de San Juanico o El Boogie del Sida y crees que de las nuevas pueda salir un clásico, tal vez la canción dedicada a la reciente tragedia infantil en Hermosillo, que reconoces que está ponedora, cómo no. Te gusta que hayan sido invitados antiguos integrantes, como Felipe Souza, pero de verdad te emociona escuchar de una buena vez al Tri con sax, como en sus discos más chingones, al Tri que era la mera neta, con Arturo Labastida, Mariano Soto y El Cóndor en la guitarra… y que se arrancan y ¡ay güey! de verdad crees que el rock n’ roll no morirá jamás, como dicen en ese cover de Neil Young que se discuten a toda madre. Las cervezas hacen su trabajo en tu cuerpo; bailas y al moverte eres una pequeña pieza en ese gran desmadrote que tiene vida propia, una vida de arcilla, fuego y panzas sudadas. Tienes en mente cómo tantas canciones de El Tri están metidas en la chinga cotidiana y la alegría y las borracheras de la gente, y cómo de ahí ya no se podrán sacar. Has sido un perro negro, y un pobre soñador y un vicioso del rock, y a veces también piensas que es difícil que la puedas hacer. ¡Te chingaste, cabrón! Si El Tri se ha vendido, a ti te ha comprado. Eso sí, te fastidian los comentarios graciositos, palabrotas dichas para alebrestar al personal, que por cierto, se pone como bruto, chingando a sus semejantes e incluso pasa muy cerca de ti un tipo tan ensangrentado como algunos luchadores bajan del ring. Mentadas de madre de parte del melenudo Lora para quienes están en las “guerritas de tierrita, ¡no tuvieron infancia estos cabrones, chinguenasumadre!” y por supuesto, caen algunos proyectiles al escenario. Lamentas que Lora no introduzca a los invitados, a los que tampoco presta gran atención, sino que los despida –estuvieron Inspector, El Haragán, Celso Piña, integrantes de Quiero Club mezclados con los de otros grupos regios (“Catsup y su banda”, les dijo Alex), entre otros- y que no se hayan aparecido Lalo Tex y Charly Montana. Que sí lo haya hecho un mariachi, te parece un detalle juangabrielero, así como estuvo de más que se subiera ese señor pequeñito llamado Margarito a decir quién sabe qué y un ventrílocuo que sólo saludó. Estás agotado, fueron 4 horas de concierto y eso que tu participación fue de vil espectador. Pero te llevas cosas buenas a casa; para empezar, la experiencia de nuevamente, vivir un concierto en la Monumental. Luego, pues sí, neta que El Tri hizo su jale, tocó bien y escuchaste rolas chichas, hasta una que otra de las de tiempos más acá te laten, no te hagas. Llegas a la conclusión de que Alex Lora y El Tri son ya parte del paisaje mexicano, como los cerros: ahí estarán siempre para cuando quieras voltear a verlos; tú sabes si pasas de largo o si te clavas. Te quedas con lo bueno y sobretodo le agradeces al personaje/caricatura/leyenda que por sus canciones mil veces escuchadas, la banda tenga conocimiento de detalles tales como la fecha en la que sucedió la explosión de gas en San Juanico o bien, la dirección exacta de la cervecería La Curva, cosa que te da gusto porque sientes que no hay diferencia entre ti, los güeyes de al lado y todos los carnales que saben de memoria esos mismos datos, y de alguna manera eso te une, te mantiene en juventud y dentro del desmadre, porque también estás todo pinche sudado y también traes aliento a alcohol, y entonces repites que en esas situaciones en las que eres igual a todos es como estar en el purgatorio o en la central de autobuses, esperando tu camión sin poderte consolar, y donde vale madre a dónde vas o de dónde vienes, sino que lo importante es que pasaste por ahí y saliste bien librado.

18 comentarios

18 comentarios en “Reseña > No puedo dejar el vicio: El Tri celebra 40 años en la Monumental Monterrey”

  1. Monzien 29 Jun 2009 a las 11:27 am

    como se llamo la Reseña?

    “mister hecho a mano se siente parte del pueblo en el concierto del tri pero aun asi wacala que naco”

  2. xen 29 Jun 2009 a las 12:09 pm

    es una de las peores reseñas que he leído.

  3. ed.Gazaen 29 Jun 2009 a las 12:22 pm

    Yo he ido a dos conciertos del Tri. Los dos marcaron un parteaguas en mi vida, para bien o para mal.

    Malísima reseña, pero buen artículo. Muy bueno.

  4. raulen 29 Jun 2009 a las 2:16 pm

    alex lora… de un tiempo hacia aca todas las canciones suenan igual es como el mana sin censura, sus canciones ya los percibo mas con el formato de un corrido que de un blues, las letras me dan tanta weba,,,que le paso a lora haciendo rolas de la influenza y mamadas de esas, eso dejenselo al idiota del arjona, no muchas de las personitas que defienden a capa y espada a lora saben que tiene unos autenticos fusiles de rolas de neil young, foghat y mas bandas,

    http://www.youtube.com/watch?v=Obfci1CIqq8

    hay me dicen si estoy mal.

  5. mi abuela es jazzistaen 29 Jun 2009 a las 3:12 pm

    chida reseña, creo que todo rockero mexicano debe ir al menos una vez en la vida a un concierto del tri, por cultura general o por lo que sea.

    saludos y que vivaaa el rocaaanrooooll!!!!!

  6. carlosen 29 Jun 2009 a las 3:29 pm

    @ mi abuela es jazzista:

    Tienes mucha razon, me toco ir al de 25 aniversario en la monumental y todavia lo recuerdo, slam, desmadre todo chido!

    Por cultura general, debemos saber que es estar en un concierto de Alex Lora y el Tri.

  7. riojaen 29 Jun 2009 a las 3:39 pm

    @ mi abuela es jazzista:

    si, es como vivir aqui y no probar los tacos o nose jaja

    ami si me gusto la reseña y la manera en que esta redactada .

  8. satanen 29 Jun 2009 a las 6:35 pm

    está muy bien, transmite cómo estuvo el evento y le da el toque personal, sin que una cosa se coma a la otra.

    Issa, yo te vi en un concierto del Trip en la Macro! Te andaban robando unos señores y pensé en rescatarte… pero hacía tanto caloooor

  9. issaen 29 Jun 2009 a las 7:27 pm

    satan, ¡no eran unos señores!
    eras tú a tus 30, ¿no te acuerdas? *cof cof*

  10. armandoen 29 Jun 2009 a las 9:43 pm

    feliz cumpleaños a issa, que segun facebook, cumplio años… cuantos cuantos?

  11. ganzoen 30 Jun 2009 a las 1:43 am

    http://www.kingsofleon.com/pages/tour/289

    ahi pa que sepan

  12. carlosen 30 Jun 2009 a las 7:04 am

    ironico

    Issa y Tonny Aleman Cumplen años el mismo dia!!!

    sera casualidad?

    a lo mejor el destino los unira alguna vez??

    jajajaja

    Felicidades Issa!!!

  13. Javo Hernandezen 30 Jun 2009 a las 8:46 am

    eso se llama destino jajjajajja por mas que se empeñen en estar separados el destino quiere juntarlos 😛

    felicidades Issa

  14. issaen 30 Jun 2009 a las 10:25 am

    pido ser la gemela malvada.
    gracias a los que se acordaron 😛

  15. Tonny Alemánen 30 Jun 2009 a las 11:23 am

    Flicidades Issa, como dice Javobo, ¡hoy es un buen día para cumplir años!

    ¡Que te la pases chido!

    Tonny

  16. crinien 30 Jun 2009 a las 1:33 pm

    Pues a mí si me gustó la reseña, pero como siempre pues hay opiniones personales que difieren en algunos detalles. (Y)

  17. Javo Hernandezen 30 Jun 2009 a las 1:45 pm

    iiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii Issa y Tonny iiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

  18. carlosen 30 Jun 2009 a las 2:16 pm

    We Shall Be UNDER???

    Monterrey Be Free???

    taria chido

    El portal de musica “retrograda” y el portal de Musica Hipster juntos por la pareja sensacion

    Issa y Tonny!!

    Correrian a Bull, Axa , Javo y demas colaboradores????

    ?